Podemos analiza la situación de las aguas del Moncayo en la jornada ‘Sin agua no hay futuro’

El diputado Pedro Arrojo anima a formar un movimiento en defensa de las aguas del Moncayo y el secretario general de Podemos Aragón pide “más vehemencia” a la Junta y al Gobierno de Aragón para dirigirse a la CHE y al Ministerio de Medio Ambiente, “los responsables de solucionar la situación” 

La situación de las aguas del Moncayo ha sido este sábado el eje de la jornada ‘El acuífero del Moncayo: Sin agua no hay futuro’ organizada por las coordinadoras de Podemos en la Comarca de Tarazona y el Moncayo y Podemos Moncayo.

El encuentro que se ha celebrado desde las 10.00 horas en la Biblioteca Municipal de Tarazona ha contado con la presencia de varios colectivos ecologistas y miembros de Podemos como Pedro Arrojo, diputado y experto en economía del agua, o el secretario general de Podemos Aragón, Nacho Escartín, entre otros.

“La situación actual es que el Moncayo en su conjunto, tanto en las aguas superficiales que se ven como las que están bajo tierra, es un sistema frágil”, ha explicado este sábado Arrojo, señalando que es “un sistema rico pero con poca agua”. Por ello, “hay que hacer una administración exquisita no solo en cantidad sino en calidad porque aquello que degradamos en calidad ya no sirve”.

El embalse del Val, el más contaminado de la Cuenca del Ebro, para Arrojo es “más un problema que una solución”, aunque “en su día se vendió como una maravilla que iba a solucionar todos los problemas de gestión del agua”. Mientras que el secretario de Podemos Aragón, Nacho Escartín, ha asegurado que “estamos ante el peor pantano de la cuenca del Ebro, en cuanto a como se ha proyectado, lo que se ha gastado y como está en este momento”. Así, Escartín considera que tanto la Junta de Castilla y León como el Gobierno de Aragón se tienen que dirigir “con más vehemencia” al Ministerio de Medio Ambiente y a la CHE, “que son los responsables de que solucionen esta situación”, y ha asegurado que desde Podemos Aragón van a animar a que lo hagan.

En cuanto a los vertidos, Escartín ha apuntado que “hay una denuncia muy clara que aquí se está exponiendo por parte de los vecinos de depuradoras que no están dimensionadas al nivel que deberían, que están vertiendo fundamentalmente áridos, fósforo y nitrógeno a un pantano que está muerto”.

Como soluciones a este problema Escartín cree que “hay que realizar un informe riguroso, hay que ver quién está vertiendo y analizar si la depuradora de Ólvega es suficiente”. Mientras que Arrojo considera que “lo primero que hay que hacer es cortar las fuentes de suministro de contaminación”. Así, Arrojo ha recordado el principio de la Directiva Marco del Agua que “dice que quien contamina paga o depura previamente” y ha afirmado que “la obligación de la CHE y del Estado es vigilar que así sea”.

La concienciación sería otra de las claves para Arrojo. “Al final los motores del cambio y las víctimas del no cambio son las poblaciones del Moncayo”. En este sentido, el diputado de Podemos ha propuesto que se constituya un movimiento entre la gente del Moncayo en defensa de las aguas que incluya colectivos y Ayuntamientos tanto de Aragón, como Soria y Navarra. “Que se organice para defender un ecosistema que siendo muy valioso es muy frágil. La vida del ser humano y la prosperidad depende del agua, el futuro del medio rural depende en gran medida de que seamos capaces de rescatar y conseguir el buen estado ecológico de las aguas subterráneas y de las aguas superficiales”, ha apuntado.

Macrovaquería de Noviercas

Otra de las cuestiones clave que se han tratado es la “amenaza de mayores contaminaciones”, en referencia a la macrovaquería de Noviercas. “Cuando se habla de una macrovaquería de 20.000 cabezas de ganado aunque esté en cuenca del Duero está todo muy vinculado”, ha apuntado Arrojo, indicando que “el problema no es de dónde va a salir el agua que se necesita, sino dónde van a ir los vertidos, que implican contaminación masiva de todo lo que se mueve alrededor”.

“Hay que replanteárselo, no solo puede acabar con la ganadería de muchos lugares de España, con el medio rural articulado sino que también contaminar mucho más este sistema acuífero del entorno del Moncayo”, ha asegurado. Por tanto, ha opinado que hay que “abrir una moratoria de reflexión y valoración de lo que son las ambiciones del señor Revilla y otras megaempresas de corte incluso internacional sobre la base de ese desarrollo brutal de la ganadería intensiva concentrada y de los desarrollos industriales posteriores que van a gravitar sobre esta misma cuenca”.

Deja un comentario