Lituénigo se traslada al pasado con la Feria de Oficios Perdidos

Multitud de visitantes abarrotaron las calles de la localidad moncaína con la celebración de esta feria que este año contaba con el distintivo de Interés Turístico Regional

Lituénigo se trasladó al pasado este sábado 7 de julio con la celebración de la XVII Feria de Oficios Perdidos.

Mondongueras, bolilleras, herreros o hilanderas fueron algunos de la cuarentena de oficios representados por las calles de la localidad. Una recreación con carácter educativo que permitió a multitud de visitantes descubrir cómo se lavaba antiguamente con ceniza o cómo era la labor del profesor en una escuela, entre otros.

La feria contó con algunas novedades como el puesto de cañizos o la firma del cuento infantil de Raquel Bonilla y Ana Carmen Kummerow sobre los oficios perdidos, cuyas autoras además fueron las encargadas de dar el pistoletazo a la feria con el pregón.

Reconocimiento al trabajo con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional

Todo el pueblo se involucró, como en años anteriores, en la edición número diecisiete. Un trabajo que fue reconocido recientemente con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional el pasado 26 de junio. “Es un reconocimiento para los vecinos a la labor que hacen año tras año”, indicó el alcalde de Lituénigo, Alberto Negredo, señalando que la declaración se había apreciado en la cantidad de visitantes que a media mañana abarrotaba la localidad. “A estas alturas del día no había habido tanta afluencia”, confirmó.

Deja un comentario