Finaliza una actuación de rehabilitación en el convento de San Joaquín

En las obras que han contado con un presupuesto 38.720,80 euros se ha creado una rampa en la planta baja y se han abierto los arcos 

El claustro del ex convento de San Joaquín de Tarazona ha recuperado su imagen original tras la finalización de las obras de rehabilitación acometidas por el Ayuntamiento. En las actuaciones se ha creado una rampa en la planta baja suprimiendo las barreras arquitectónicas y se han abierto los arcos que antes estaban cerrados con un presupuesto de 38.720 euros.

“Esperamos a partir de ahora seguir con una nueva escuela taller”, ha manifestado este lunes el alcalde turiasonense, Luis María Beamonte, que ha visitado el espacio junto al Concejal de Urbanismo, Luis José Arrechea. La nueva edición de los talleres de empleo de la Fundación Tarazona Monumental será el quinto taller que se lleve a cabo en este inmueble con el objetivo de recuperarlo poco a poco.

Nuestro planteamiento inicial es convertirlo en un centro cívico, donde puedan llevarse a cabo las actividades de las diferentes asociaciones y entidades de la ciudad y que funcione como alternativa a espacios que se han tenido que cerrar”, ha explicado Beamonte. Sin embargo, en el Convento de San Joaquín todavía “queda mucho por hacer”.

El Consistorio de Tarazona adquirió este inmueble en el año 2000 con la intención de rescatar sus espacios e incorporarlo a la vida civil. “En su día cuando el Ayuntamiento adquirió la propiedad no solo se comprometió al arreglo, sino a la recuperación de las cubiertas del templo”, ha recordado el alcalde de la ciudad.

El edificio que perteneció a la congregación de las Carmelitas Descalzas data de 1632 y es un inmueble austero, cuya conformación arquitectónica del conjunto se organiza alrededor de un patio central en dos plantas, el claustro, desde el que se accede a los servicios comunes (cocina, refectorio…). Las celdas que ocupaban las religiosas se distribuyen a través de naves con largos pasillos.

Deja un comentario