El obsipo de Tarazona celebra sus Bodas de Oro sacerdotales arropado por multitud de fieles

La Catedral de Tarazona acogió este domingo la eucaristía de Acción de Gracias en la que participaron los cinco arciprestazgos de la Diócesis de Tarazona

 

El obispo de Tarazona, Eusebio Hernández Sola, celebró este domingo 8 de julio sus Bodas de Oro sacerdotales con una eucaristía en la Catedral de Santa María de la Huerta arropado por multitud de fieles.

Alrededor de 600 personas  procedentes de distintas localidades de la Diócesis de Tarazona acompañaron al Obispo de Tarazona en este emotiva celebración que se cumplió el pasado 7 de julio, ya que fue ordenado presbítero el 7 de julio de 1968 en la localidad navarra de Marcilla.

En la eucaristía el Obispo de Tarazona explicó que fue  “una manera de agradecer a Dios estos años porque me ha permitido estar a su servicio y al de la Iglesia y también un momento de comunión entre todos”. En su homilía repasó este medio siglo de sacerdocio y señaló que es “muy feliz” como Obispo de Tarazona, cargo que ostenta desde hace siete años, porque “me siento acompañado y acogido por mis sacerdotes y por toda la gente”. Asimismo, explicó que se enorgullece de poder “ser pastor de esta Diócesis” siguiendo las directrices que marca el Papa, con quien se entrevistó recientemente en Roma. También tuvo palabras para la misión de Cochabamba, para los sacerdotes que allí trabajan y para todas las personas que están y han estado presentes en su vida.

Los cinco arciprestazgos que componen la Diócesis de Tarazona –Alto Jalón, Bajo Jalón, Calatayud, Huecha y Tarazona– quisieron formar parte de esta celebración tan especial para el Obispo, al igual que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana -que han leído la monición de entrada- y los seminaristas. La primera y segunda lectura corrieron a cargo de los arciprestazgos del Alto y el Bajo Jalón, respectivamente; las peticiones fueron elaboradas por el arciprestazgo del Huecha mientras que las ofrendas por el de Tarazona. El arciprestazgo de Calatayud fue el encargado de la Acción de Gracias. Además, el acto contó con la presencia de los sacerdotes de la Diócesis que acompañaron al obispo en la celebración de la eucaristía, en la que cantó el Coro de la Catedral. La misa finalizó con el rezo de la Salve a la Virgen María.

Deja un comentario