Cientos de personas cumplen un año más con la Romería del Quililay

La jornada este domingo arrancó con misa y procesión de romeros para posteriormente en el Moncayo proceder a la tradicional degustación de migas a la pastora 

Un año más cientos de personas celebraron este domingo 1 de julio la Romería del Quililay cumpliendo así con una tradición con medio siglo de historia.

La jornada comenzó temprano con una misa en la Catedral de Santa Maria de la Huerta para posteriormente los romeros procesionar hasta el Crucifijo. No obstante, los actos organizados por el Ayuntamiento de Tarazona y el Cabildo de la Catedral se sucedieron durante todo el día.

En Agramonte el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández Sola, junto a la Corporación Municipal repartieron más de 1.500 raciones de migas a la pastora elaboradas por la brigada municipal con más de 150 kilos de pan.

Después, tuvo lugar una misa solemne en honor a la Virgen del Moncayo, y en torno al mediodía los presentes degustaron las tradicionales judías que ofrece el Cabildo.

Finalmente, esta jornada festiva en el Moncayo finalizó con la procesión de los romeros hasta la Catedral de Tarazona con actuaciones a cargo de las Escuelas Municipales de Jota Cantada y Bailada.

Así, un año más cientos de personas cumplieron con esta tradición que se remonta a 1515, año en el que los campos de Tarazona estaban castigados por una gran sequía que puso en fuertes apuros las economías domésticas de los labradores. Se dio el nombre de Quililay porque el tambor que marcaba, y continúa marcando, el ritmo de la jornada lo hace con un toque especial que suena precisamente como si quisiese pronunciar esa palabra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario