El Centro de Estudios Turiasonenses acercó en el II CAPA la villa de la Dehesa y el SIG-Moncayo

Las intervenciones arqueológicas realizadas este año en el yacimiento Chicharroya III en Novallas y en el Castillo de Los Fayos también estuvieron presentes en el II Congreso de Arqueología y Patrimonio Aragonés 

En el II Congreso de Arqueología y Patrimonio Aragonés que se celebró durante los pasados días 9 y 10 de noviembre en la capital aragonesa el Centro de Estudios Turiasonenses acercó los sondeos arqueológicos realizados en 2012 en la villa romana de La Dehesa y el proyecto SIG-Moncayo. Además, las intervenciones arqueológicas desarrolladas durante este verano en el yacimiento Chicharroya III en Novallas y en el Castillo de los Fayos también estuvieron presentes en el congreso. 

El Centro de estudios Turiasonenses en la comunicación ‘La villa romana de La Dehesa (Tarazona, Zaragoza). Sondeos Arqueológicos de 2012′ acercó los trabajos realizados en este yacimiento que se conoce desde el año 79 cuando unos clandestinos empezaron a excavar sin control, tal y como explica Carlos García, responsable del área de Arqueología del CET.

En el año 2012 se llevaron a cabo prospecciones geofísicas y arqueológicas y se realizaron tres sondeos en la villa.  En el congreso se expusieron los resultados arqueológicos de los sondeos realizados tanto a nivel estructural, que atestiguaron un muro y dos estructuras hidráulicas, como a nivel de los materiales arqueológicos recuperados como “cerámica de muchos tipos” o la presencia de otros elementos como conchas marinas o mármoles de Turquía o Túnez.

Asimismo, repasaron las investigaciones del lugar y trazaron las líneas de trabajo para el futuro. “Tenemos previsiones de este verano o el siguiente seguir excavando“, confirma García, sobre este yacimiento que comprende épocas desde el siglo I hasta el V. El yacimiento se encuentra cerca, a unos 500 metros, de ‘Dehesa-Cintruénigo III’, lugar donde el Centro de Estudios Turiasonenses lleva excavando tres años. “Dehesa-Cintruénigo III es anterior, celtíbero-romano”, confirma García.

El Centro de Estudios Turiasonenses también expuso en el congreso el proyecto Sistema de Información Geográfica en la Comarca de Tarazona y el  Moncayo (SIG-Moncayo). María Sebastián fue la encargada de comunicar el 10 de noviembre este trabajo que permite documentar toda la información arqueológica y patrimonial disponible gracias a las investigaciones de la institución desde hace 40 años.

El SIG permite información geográfica referencial y es una herramienta de gestión del patrimonio, además de tener una vertiente de divulgación. Entre las importantes posibilidades que ofrece este sistema una de ellas es la protección de los vestigios arqueológicos de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, ya que facilita hacer alegaciones a los Planes Generales de Ordenación Urbana al estar registrados los yacimientos de los que el CET tiene constancia o como en el caso del impacto ambiental de la A-15 que aludían a “seis o siete yacimientos, pero hay más que pueden estar afectados”, tal y como indica García.

Chiarroya III y Castillo de Los Fayos

En el II CAPA en la sección de póster se acercó el trabajo realizado en agosto de este año en el yacimiento Chicharroya III en el término municipal de Novallas, excavaciones que tenían el objetivo de  evaluar el potencial y contextualizar el hallazgo del Bronce de Novallas.

Además, en el congreso también se comunicaron las intervenciones arqueológicas realizadas entre junio y julio de 2017 en el Castillo de Los Fayos en las que se realizaron dos sondeos excavando 24 metros. El proyecto, dirigido por Óscar Bonilla, de la Universidad de Zaragoza, y Begoña Serrano, de la Universidad de Granada, ha permitido documentar un asentamiento de la Iª Edad del Hierro y estudiar las fortificaciones medievales de época cristiana.Las excavaciones han permitido localizar aproximadamente 2000 elementos arqueológicos, entre los que destacan un notable conjunto de piezas cerámicas de la I Edad del Hierro de unos 2600 años de antigüedad.

En el congreso la comunicación se centró en la época medieval, los materiales localizados como cerámicos  y metálicos y el estudio de la fortificación”, señala Bonilla. Las excavaciones realizadas el pasado verano permitieron localizar estructuras vinculadas a las fortificaciones medievales y elementos militares como puntas de flecha de arco y ballesta que se ponen en relación con los continuos conflictos bélicos de los reinos de Aragón, Navarra y Castilla en la Edad Media, ya que el Castillo de Los Fayos por su importancia estratégica cambió de manos en numerosas ocasiones en este período.

La intervención arqueológica realizada en el Castillo de Los Fayos entre junio y julio fue financiada por el Ayuntamiento de la localidad y “si todo va bien en principio el próximo verano volveremos”, confirma Bonilla.

FOTOS: CEDIDAS

 

Deja un comentario