Aragón y Navarra abordan la modernización del regadío del Queiles y del Val

Olona y Elizalde coinciden en la necesidad de afrontar el reto de la fragmentación de la propiedad para que el aprovechamiento económico del regadío sea eficiente 

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local de Navarra, Isabel Elizalde, se han reunido en Los Fayos este lunes con la Junta General de usuarios del río Queiles y del embalse del Val y las comunidades de regantes de la zona para abordar el proyecto de modernización de regadíos, que sirvan para el impulso de la actividad agroalimentaria que se aglutina entre Tarazona y Tudela.

Para el consejero Olona este impulso agroalimentario pasa por la modernización del regadío tradicional a través de la búsqueda de fórmulas innovadoras. “El reto es afrontar la fragmentación de la propiedad, ya que no basta con soluciones exclusivamente hidráulicas. Lo que requiere, además de la concentración parcelaria, de un enfoque innovador basado en el asociacionismo y la cooperación entre usuarios. Estamos hablando de una hectárea por propietario, en 5.000 hectáreas que corresponden a Aragón, lo que hace necesaria una reformulación en las comunidades de regantes”. En este sentido, el consejero ha señalado que “siendo el regadío el principal uso del embalse del Val, debemos de conseguir que tenga un aprovechamiento económico racional y eficiente”.

Por su parte, la consejera Elizalde ha destacado “la colaboración entre ambas comunidades para que el sector primario siga siendo una oportunidad de futuro para el desarrollo rural, con unas infraestructuras de agua adaptadas a un modelo sostenible”.

Sistema de regadío del Val

El sistema de regadío del Val, lo conforman 10.214 hectáreas de huerta tradicional entre Aragón y Navarra. A Aragón, corresponden 5.200 hectáreas en los términos municipales de Tarazona (3.116 hectáreas), Torrellas (190 has.), Vierlas (267 has), Novallas (1.002 has), Malón (502 has.), Grisel, Los Fayos y Santa Cruz.

Este sistema de huerta tradicional, cuenta con una parcelación muy elevada, con parcelas de pequeña superficie y, además, con un gran número de propietarios la gran mayoría de los cuales no se dedican al sector. A modo de ejemplo, Tarazona cuenta con 3.116 has, en una zona con más de 3.000 propietarios, de los cuales más de mil tienen una única parcela.

La colaboración entre los gobiernos de Aragón y Navarra pretende la modernización del regadío con el fin de evitar su abandono progresivo y degradación de la huerta tradicional, adaptándola al contexto socioeconómico y ambiental vigente. La política de regadíos impulsada desde el Gobierno de Aragón se basa en dar a las comunidades de regantes el protagonismo que merecen, considerando que la gestión colectiva que llevan a cabo estas instituciones son la clave para el uso eficiente del agua.

FOTOS: GOBIERNO DE ARAGÓN

Deja un comentario