Añón de Moncayo se traslada al medievo 

La localidad celebra este sábado 9 de diciembre la XIV Feria del Comendador con multitud de actividades como exhibiciones de aves rapaces, recreaciones históricas, talleres infantiles o mercadillo medieval 

Añón de Moncayo se ha trasladado este sábado 9 de diciembre al medievo con la XIV Feria del Comendador. El evento estaba previsto para el 4 de noviembre, pero fue aplazado por la lluvia al puente de diciembre y este sábado la climatología ha acompañado en una soleada mañana que ha animado a cientos de visitantes a descubrir Añón.

Recreaciones históricas, exhibición de aves rapaces o mercadillo medieval son algunas de las actividades que visitantes y habitantes han podido disfrutar esta mañana en la localidad moncaína que se ha decorado con motivos medievales para la ocasión.

La jornada ha comenzado con un pasacalles a cargo del grupo ‘Alam Folk’ y desde esta hora los pequeños han podido participar en talleres de pintura y arena. Asimismo, el maestro Joaquín Anaya ha estado a disposición para los asistentes en el puesto de escribano. Un mercadillo con una decena de puestos con variados productos como complementos, repostería o cetreria está instalado en la localidad. También un campamento medieval en el Castillo acompañado de animales complementa los actos de la XIV Feria del Comendador.

A media mañana ha tenido lugar una de las actividades más esperadas, la recreación histórica en la que los asistentes han viajado al siglo XII cuando Añón fue enconmendado a la Orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén para defender esta zona fronteriza junto a las plazas fuertes de Tarazona, Borja y Magallón. Además, incluso los más atrevidos han bailado dances medievales. Posteriormente, una exhibición de aves rapaces ha captado la atención del público que ha contemplado en directo la magestuosidad de varios ejemplares como cernícalos o halcones peregrinos.

Tras el descanso para comer en el que habrá una comida popular las actividades volverán este sábado 9 de diciembre a las 15.30 horas con diversos talleres, combates medievales, un espectáculo de danza y vuelos de rapaces. El cierre del mercado y el campamento medieval pondrán el punto final a la decimocuarta edición de la feria que atrae hasta la localidad moncaína a multitud de personas cada año, una cifra que aunque es difícil de contabalizar puede llegar a superar el millar entre visitantes y habitantes.

Deja un comentario